viernes, 25 de febrero de 2011

So, yeah... whatever, never mind

Se acabó.

Ha sido interesante mientras duró, pero ya ha muerto.
De hecho, para mí murió unos cuantos meses meses atrás...
Cada vez me doy más cuenta de que se me dan peor dar segundas oportunidades a quienes de verdad me han hecho daño, o a quienes me han marcado extrañamente la vida. Son sensaciones prácticamente indescriptibles, son lágrimas, son sinsentidos constantes y pensamientos dispersos en días saturados...

No sé si debo pedir perdón. Creo que no. Quizás solamente a mi corazón, por hacerle sufrir constantemente.

En realidad, puede que las cosas estén mejor así. Puede que alejada de esa sensación pueda, por fin, deshacerme de los antiguos fantasmas, aquellos que creía olvidados.

... Pero es que, al parecer, soy la preferida de esos espectros, y deben disfrutar mucho de mi compañía.


No sé.
Da igual.
Lo que sea, ya no importa...