lunes, 19 de octubre de 2009

El principito



Sobre el libro.

Cuando un aviador que abandonó de pequeño su posible futuro como pintor sobrevuela el Sáhara, el avión que pilota deja de funcionar. Tiene un accidente y se precipita sobre el árido terrero. Por suerte, no le ocurre nada.
A lo lejos puede ver una figura. ¿Un niño, quizás? que se le acerca y, al cabo de unos segundos, le pide con una dulce voz: 'Por favor, dibújame un cordero'
Así es como aquel aviador conoce al principito, un pequeño niño rubio que ha abandonado temporalmente su planeta para descubrir otros muchos. Entre ellos la Tierra.
Pero el principito es sólo un niño que apenas tiene un patrimonio destacable: un pequeño planeta, una rosa y tres volcanes inactivos que ni le llegan a la altura de su rodilla.
No obstante, el pequeño no cejará en su empeño de querer averiguar en qué piensan los adultos... y por qué todos han perdido la capacidad de soñar.




Anotaciones importantes.


El principito, en principio, es un libro dedicado a León Werth, el mejor amigo de Antoine Saint-Exúpery.
En dicha dedicatoria, éste se disculpa por dedicar un libro 'para niños' a un adulto por lo que escribe:


Pido perdón a los niños por haber dedicado este libro a una persona mayor. Tengo una seria excusa: esta persona mayor es el mejor amigo que tengo en el mundo. Pero tengo otra excusa: esta persona mayor es capaz de comprenderlo todo, incluso los libros para niños.

Tengo una tercera excusa todavía: esta persona mayor vive en Francia, donde pasa hambre y frío. Tiene, por consiguiente, una gran necesidad de ser consolada. Si no fueran suficientes todas esas razones, quiero entonces dedicar este libro al niño que fue hace tiempo esta persona mayor. Todas las personas mayores antes han sido niños. (Pero pocas de ellas lo recuerdan).

Corrijo, por consiguiente, mi dedicatoria:

A LEON WERTH
cuando era niño


Esto no significa que sea un libro para niños pequeños. Lo que sí que es verdad es que, probablemente, muchos adultos nunca lleguen a comprender el significado. A no ser que se conserve cierta inocencia.



Opinión personal.

Es el favorito de muchos de nosotros, algunos lo leemos por lo menos una vez al año (en mi caso, lo leo cada vez que no tengo una lectura pendiente) Es capaz de capturarte desde las primera líneas. Y es que es imposible no ser capturado por un niño pequeño de voz dulce que nunca renuncia a una pregunta y que tiene una flor que cree única entre todas las flores del Universo.

Gracias a este libro eres capaz de comprender los sentimientos más sencillos y más profundos al mismo tiempo que residen en cada corazón.
Está narrado de un modo tierno, intenso y fugaz, debido a su brevedad (ya que apenas consta de 100 páginas)

El principito es un libro que debería estar en cada estantería. Sea la de un niño, un adolescente... pero, sobre todo, en la de un adulto. Para que ninguno de ellos crezca abandonando al pequeño principito que lleva dentro.






(Aquí os dejo un link por si os interesa echarle un vistazo. Aunque deberíais comprarlo, no os arrepentiréis)

0 comentarios: