domingo, 27 de septiembre de 2009

Escúchame.

Si el mundo va en tu contra, ¿por qué no ir en contra del mundo? el pensamiento antisocial es el que más cómodo me resulta y, por tanto, es el que te recomiendo ¿por cobardía? quizás. Pero te irá mejor.

Si las cosas no te van bien, ¿para qué preocuparte por ellas? en el fondo, por muchas vueltas que le des no se van a solucionar: tu padre va a seguir sin hacerte caso (así que pasa), nunca le vas a gustar a ese chico (vamos, admítelo), tus amigos van a seguir sin ser súper héroes y sin tener poderes telepáticos (y tampoco van a preocuparse por ti, porque cada cual tiene su vida. Además, la mayoría están, como siempre, lejos), tu madre va a continuar atosigándote a todas horas (y aunque sepa que te duela, te llorará y te preguntará cosas a las cuales no sabes dar respuesta), no va a dejar de llover (y aunque deje, tu vida seguirá siendo la misma) y vas a seguir en tu cuerpo muchos años más (a no ser que tenga un accidente o me suicide)

Así que listos, Lara.
¿Ves como tenías que hacerme caso? Esto te pasa por estúpida, por querer abrirte más a los demás. Mal, mal, mal. ¡Para qué! ¡si total, ahora mismo estás que te deshaces y nadie lo sabe!
Solamente puedes confiar en mí y lo sabes. Solamente puedes contar conmigo, Lara. Y LO SABES.

Yo no voy a dejarte colgada al teléfono, ni voy a irme en ningún momento.
¿Por qué? porque yo y en el fondo somos una.

Así que... corre.
Levántate de esta silla, corta de una maldita vez el ordenador, vístete, arréglate, toma aire y mentalízate de que en nada tu padre y su mujer vendrán a por ti. Que sí, que os vais a ir a Jumilla. Que sí, que las dos sabemos que lo vas a pasar fatal porque no pisas ese pueblo moribundo desde la muerte de tu abuelo. ¿Y qué, Lara, y qué?
Levántate, abre los ojos y cierra tus oidos. Aunque bueno, no abras demasiado los ojos, solo un poco.
Cruza los dedos para que, esta tarde, puedas estudiar lo que te dejaste ayer sin estudiar y, a la vez, reza para que no te obliguen a entrar en la casa de tus abuelos.

No te conviene recordar.
Estos días no.







¿Ves como no hay nadie ahora mismo?
Estamos solas tú y yo.
Tú y yo.

0 comentarios: