sábado, 30 de mayo de 2009

De llantos de enamorados anónimos

A veces me esfuerzo por no venirme abajo pensando en la empatía y en todas esas gilipolleces que ahora mismo no me interesan. Hoy no es un buen día.

El hecho de que me lean me pone en el compromiso de callarme, por vergüenza probablemente. O por el qué pensarán de mí.
Pero, recalco: hoy no es un buen día.
No necesito que nadie comente en estas entradas para ayudarme, porque no necesito ayuda.
No necesito que nadie se interese por mí, porque tampoco necesito apoyo.
No necesito que nadie esté a mi lado en estos momentos, porque pedir cosas imposibles es malo.


Tengo tantas cosas que decir, tantos sentimientos que expresar, tantas notas que tomar.
Tantas sensaciones que quiero vivir, tantos motivos por los que quiero luchar, tantas, tantísimas experiencias que, hoy por hoy, no podré saborear.
A tu lado.

Daría todo pero, por orgullo, no daré nada.
Estamos a finales de mayo y mi cuenta atrás comenzó hace demasiados meses, quizás el mismo día que te conocí. Pero yo, para entonces, no lo sabía.
Ahora tú te vas, se me acaba el tiempo para hacer que me necesites y, desde lo más profundo, te intento regalar unas palabras que torpemente escribo de madrugada.

Para mí, tú eres perfecto.















Conclusión del día. 'El mejor día de mi vida' hablando de amor no correspondido puede ser lo mismo que 'El peor día de mi vida'.
Ah, y una nota personal: Necesito acostumbrarme a escribir así a mano y comprarme un buen diario.

lunes, 25 de mayo de 2009

25 cosas que creo que me definen

Idea tomada del blog 'Forofo Sabático' (http://forofosabatico.blogspot.com/) y hecha en respuesta de un pequeño pique :) va con cariño.
Ahí van las 25 cosas (espero hacerlo bien aunque tengo el presentimiento de que me dejaré cosas importantes)
Sin orden.



1. Me gusta escribir desde que tengo uso de razón. Mi tio, el cual es escritor, me ha motivado mucho desde pequeña. Actualmente me dedico a los relatos cortos para sacarme algo de dinero y ganar experiencia. Pese a que no quiera dedicarme plenamente a esto de mayor, me gustaría que también fuese una fuente de satisfacción e ingresos. Una vía de escape.

2. Tengo problemas para coagular la sangre, además de una piel extremadamente sensible. Ambas cosas me provocan que las heridas tarden mucho en cicatrizarme o que los morados, en ocasiones, no se me vayan hasta pasados los meses. En verano, me quemo mucho. En invierno, se me reseca mucho la piel. Tengo que ir siempre con cremas encima, es horrible (pero también tiene parte positiva tener la piel sensible :) Pensadlo bien)

3. Desde pequeña tengo una peculiar atracción por los hombres altos con gafas.

4. Pese a que muchas veces puedo ser bastante suspicaz la mayor parte del tiempo me la paso en las nubes, sin entender muy bien lo que ocurre a mi alrededor. Con esto no digo que sea estúpida, pero en ocasiones peco por inocente.

5. Tengo serias tendencias a aislarme del mundo. Me gusta sentirme acompañada, pero a veces en la distancia. Disfruto mucho de mi soledad.

6. Aunque no sé si debería citarlo aquí, mis padres están separados desde que yo tenía dos meses. Vivo con mi madre y, a mi padre, lo veo cada vez con menos frecuencia. Siento una gran carencia de calor paterno y eso me ocasiona, muchas veces, crisis nerviosas.

7. Hablando de nervios, pese a lo tranquila que puedo aparentar ser, en el fondo soy bastante nerviosa. Me agobio con mucha facilidad y es rara la ocasión en la que el estrés no me invada. Pese a todo intento llevarlo bien.

8. Por culpa de mi padre, soy adicta a los videojuegos desde que tengo uso de razón. Lo controlo por los estudios, pero forman parte de mi vida. Me encantaría dedicarme a tratar con ellos, sería mi sueño.

9. Me encanta leer libros o ver películas sin una trama bien definida, abstractos. Adoro sacar conclusiones a partir de ellos e introducirlas a mi vida cotidiana.

10. En el embarazado conviví con un mioma del tamaño de una naranja que tenía mi madre en el útero. Por culpa de ello no tengo el coxis formado, sino que el mismo forma una especie de 'L' metida hacia dentro.

11. Soy demasiado exigente y perfeccionista conmigo misma (tanto física como psicológicamente) Esto me ocasiona nervios.
Con respecto al exterior, suelo sentir la necesidad de tenerlo todo controlado, de no salirme de mi marco. Esto me ocasiona más nervios aún.

12. Mi grupo sanguíneo es 0+. He buscado a partir de lo que dijo el autor de 'Forofo Sabático' qué es lo que las teorías japonesas sobre los grupos sanguíneos dicen de mí. Me tachan como 'enérgica, social, extrovertida, líder y arrogante'. Creo que me caracteriza casi todo menos lo último.

13. Suelo tener manías o aficiones ocultas bastante extrañas. Esto me gusta, ya que me hace sentirme separada de los colectivos (y es que odio ser parte de un grupo determinado. Siento que, el día que alguien pueda describir con una sola palabra, estaré acabada)

14. Odio el invierno, la lluvia, el cielo encapotado... Si esas cosas se juntan caigo en un estado de depresión y dejadez. No lo hago aposta. El invierno me trae un sentimiento de soledad que aborrezco (no la 'soledad' que he citado antes) Lo peor de todo es la lluvia, sea en la época que sea, siempre acaba derrotándome. Me trae muchos, muchos malos recuerdos.

15. Tengo muchísimas cosquillas en cualquier parte de mi cuerpo (hasta en los brazos) Esto se debe a lo que os he dicho antes de la piel sensible.

16. Tuve dos accidentes de tráfico en mi vida. En el primero estuve a punto de morir, en el segundo fui atropellada. Desde este le tengo pavor a los coches. Por suerte no a montar en ellos, pero si uno me pasa demasiado cerca las piernas me tiemblan.

17. Cuando estoy estresada me dan unos pinchazos muy agudos en el cráneo. Hace poco me dijeron que era por problemas de las cervicales (al parecer mi cuello, al contrario que el de otros, no forma la 'c' usual, sino que forma una línea totalmente recta) También me dan mareos y desmayos provocados por mi hipotensión.

18. Dejando de hablar de mi salud, diré que desde pequeña tengo una gran necesidad de realizar actividades fuera de mi ámbito escolar. Siempre quise hacer artes marciales o esgrima. Lo primero no pudo ser por culpa de mis problemas con la coagulación (numerosos morados que no desaparecerían) y por los pies planos (no se me recomendó esta actividad) Hace poco descubrí que daban esgrima aquí, en Murcia. El año que viene tendré clases de 9 de la noche (cuando salgo del instituto) hasta las 10. Lunes y miércoles.

19. Soy muy sensible. Hay numerosos temas que me afectan aunque no los cite. Esto me hace llevar una vida interior más profunda, por miedo a que me tomen por estúpida.

20. A veces siento que tengo demasiado
amor reprimido. Nunca me he llegado a enamorar de alguien (aunque sí me han gustado algunas personas) y no se me ha dado la ocasión de expresar todo ese cariño.

21. Me sonrojo con muchísima facilidad (he aquí presente de nuevo la piel delicada) y esto ocasiona que la gente o se ría de mi o me tome por una muñequita hentai (lo cual solo hace que me sonroje más, está claro)

22. No soporto la mala educación, la falta de respeto, que la gente me grite o que me no me deje dar mi punto de vista.

23. Cuando me enfado suelo ser bastante irascible. No me gusta alzar la voz, pero suelo pedir que me dejen que cuente hasta cierto número y que, tras eso, seguiremos hablando. Si no me siento capaz de contar porque estoy demasiado enfadada suelo tragarme el cabreo y esto me ocasiona una gran frustración.

24. Constantemente siento que no soy comprendida. Por ello suelo callarme mis pensamientos, ya que no me gusta hablar en vano ni poner a la gente en el compromiso de contestarme como yo deseo. No me gusta depender de los demás.

25. Como habreis comprobado tras estos 25 puntos, suelo ser bastante parlanchina. Tengo facilidad para irme por las ramas y hablar mucho (ya que muchas veces no sé elegir pocas palabras) Al igual que me ocurre esto, a veces se da lugar todo lo contrario.



(¡Me he dejado cosas SEGURO!)
En fin, espero que esto sirva para que me comprendais un poquito mejor. Tengo la sensación de que he escrito muchas más cosas malas que buenas, así que no os hagáis una idea equivocada de mi que en el fondo soy un cielo (?) :)

jueves, 21 de mayo de 2009

De películas abstractas

Cuando vi, hace años, la película de 'All about Lily Chou-Chou' ('Todo sobre Lily') del fabuloso director Shunji Iwai (también conocido por 'Vidas truncadas', 'Love Letter' o 'Historia de Abril') no llegué a comprender el fondo que llevaba tras la falta de diálogo y el exceso de fotografía. Simplemente la dejé pasar como una película más de ese director que tanto, extrañamente, comenzaba a llenarme.

Ayer, volviendo atrás en el tiempo, escogí esta película de entre las muchas que tengo en la estantería y pensé en que no sería mala idea verla de nuevo. Fue un éxito rotundo.

-'El Éter'- o, como se describe en la película, 'la paz eterna' -es Lily- y sobre esta frase se inicia toda la trama. Se tocan los extremos, la violencia, la demencia, la obsesión, la simplicidad... La crueldad del mundo del protagonista sólo te resulta apacible cuando escuchas a Lily, cuando escuchas al famoso 'éter', al 'todo' y a la 'nada'. Igual que el espectador, sólo el protagonista puede huír de su rutina así, escuchándola.

Al acabar la película no es de extrañar que te sientas totalmente absorto en las canciones de Lily, ya que han estado acompañándote a lo largo y ancho de la película transmitiéndote un algo que, puedo asegurarte, nada más podría transmitirte. Y aquí llega la gracia. Lily, pese a mostrarse en la película, realmente es una cantante inexistente (en cambio, sus canciones pueden bajarse de Internet, como si de verdad fuese alguien)

Creo que, ese algo que os he citado se debe a la necesidad que experimentamos hoy en día de sentirnos cerca de algo (por ejemplo, de la música) Buscamos canciones, lecturas, películas etc que nos lleguen, que sepan explicarnos qué sentimos. De este modo, supongo que no nos sentimos tan solos.

Y así nace la 'LilyPhilia'. La creencia en alguien que no existe pero que, sin embargo, creemos que llegará en cualquier momento y nos salvará de nuestro dolor.

Lo dejo ahí.

Algunos de los videojuegos que marcaron mi infancia

Lo dicho. Como preliminar del día del Orgullo Friki (si no recuerdo mal, fechado el 25 de este mes, mayo) Me gustaría hablaros de diez de los videojuegos que más marcaron mi infancia. Quizás de ahí podáis averiguar qué tipo de persona soy (evidentemente es mentira pero, ¿queda o no queda misterioso?)

Ahí van, aunque no en orden.


1. Creatures

Recuerdo que mi padre me lo compró cuando fue a Londres. Yo aún era muy pequeña pero este juego me llegó muchísimo. Pasé muchas, muchas horas jugando con los bichitos estos.


2. Spyro the Dragon

Me llenó tanto que llegué a comprarme la segunda y la tercera parte para la PSOne


3. The Legend of Zelda: A Link to the past

Lo siento por 'Ocarina of Time', pero este fue especial para mí.


4. Worms Armageddon

¡Con este sí que me pasé horas y horas jugando! recuerdo que nombraba a todos los gusanitos y estaba un montonazo de tiempo editando las armas y los escenarios... Qué recuerdos.


5. Abe's Exoddus

Al cual volví a jugar hace poco tiempo. Este juego me chocó muchísimo por el exceso de sangre, tripas volando y crueles maltratos por parte de los malos (sí, me hizo tener pesadillas) ¡Pero me encantaba! (Sólo os dejo caer que, entre los lemas principales, destaca un: 'No te bebas a los muertos')


6. Sheep

Lo que más me daba lástima de este juego era cuando las ovejas se te morían electrocutadas. Una verdadera pena...



7. Rayman

¡¡Aquí está!! ¡sin conejitos ni nada! ¡SOLO, en su primera edición para pc! (este sí que era un juegazo...)



8. Pokémon Amarillo

Fue mi segundo videojuego para la Game Boy Color (la cual era rosa oscuro, súper mona ella) y recuerdo exactamente cuándo jugué y con qué edad: En una comunión de noséquién, con 6 añitos (cuando los Pokémon y los Digimon hicieron su espectacular entrada en la infancia de todos los de mi edad o cercanos a ella)


9. Re-Volt

Recuerdo que me pasé mucho tiempo (sobre el mediodía, antes de volver a clase) jugando a este peculiar videojuego de carreras (¡de coches teledirigidos!)



10. Los Sims

Y por último, aunque no menos importante, ¡Los Sims! (sí, los primeros de todos, está claro) Este simulador me dejó realmente marcada (y aún sigue entre mis videojuegos favoritos, de otro modo no estaría ansiando la llegada del 4 de junio, que se estrenan Los Sims 3)



Edito para añadir uno más, en el número 11.

Monkey Island

Aún tengo los 3 CD'S que venían juntos en un pack enorme. Ahora lo veo y no es más cutre y pixelado porque no puede pero... ¡qué gran saga!






Espero no haberme dejado ninguno. Como ya os he dicho no están en orden (ni de preferencia, ni de antigüedad) simplemente los he puesto conforme me he ido acordando.

martes, 19 de mayo de 2009

Fatal Frame

Fatal Frame es el título que recibe, en Estados Unidos, una saga de videojuegos que en España se conoce más por 'Project Zero'. Es una saga del género Survival Horror a manos de Tecmo. Actualmente están a la venta cuatro de los videojuegos de esta saga (tres han llegado a España, para el cuarto habrá todavía que esperar un poco, ya que en Japón salió en junio del 2008)



Historia

Todas las tramas de cada uno de los juegos basa su consistente terror en la existencia de espíritus. El protagonista usualmente (o, mejor dicho, casi en el 99% de los casos) se ve involucrado en escenarios que pondrían la piel de gallina a cualquiera, tales como mansiones o pueblos abandonados por los humanos. Aunque claro, no por los fantasmas.
Se suelen basar en los típicos mitos japoneses relacionados con la venganza del más allá, normalmente porque estos espíritus han sufrido durante su vida y su muerte y ahora no son capaces de descansar en paz (por lo que toca torturar psicológicamente al protagonista de turno)




Sistema de lucha

Y ahora bien, ¿cómo derrotamos a los fantasmas resentidos que nos torturan? Os equivocais si teneis en mente una metralleta, un bazoka o una escopeta típica de Resident Evil. Vuestras únicas armas son una linterna (pero no, con esto no podéis pegar a nadie) y una cámara (que, encima, es de carrete)
El reducido armamento hace que tus capacidades de salir ileso de los espeluznantes escenarios se reduzca y esto, a su vez, aumenta la adrenalina.



He aquí dicha cámara (llamada 'Cámara Obscura')
A lo largo de la partida irás encontrando distintos tipos de carretes con los que recargarla.
Pero, ¡se me olvidaba lo más importante! A nuestros espíritus los matamos a fotos (aunque claro, a estas alturas estará claro) pero no, no con fotos cualquiera, sino con los llamados 'fatal frame' (o 'disparos fatales') Vamos, que para hacerle daño al fantasma, cuanto más cerca le de el flash mejor.
Entre las funciones de la cámara destaca una pequeña bombillita rectangular que mide la cantidad de energía espiritual que te rodea (así puedes detectar a espíritus, aunque estos no se encuentren en su aspecto visible) Si la luz que aparece es azul, limítate a fotografiar la escena (da igual el carrete) puesto que te revelerá una foto que te servirá de pista (a estos se les llama 'fantasmas buenos' pero nunca te fies al 100% de ellos, ya que ninguno de tu alrededor tiene buenas intenciones para contigo) en cambio, si la luz es roja... Empieza la batalla.



Disparos

A continuación os ilustro con unas fotos los tres tipos de disparos más comunes del Fatal Frame.


Disparo nº1. Aquí puede verse cómo el jugador que enfoca al fantasma, o bien espera a que se acerque más o bien va a lanzar el disparo. No es recomendable que se haga esto último, ya que recibes muy poco puntos y el daño que le haces al espíritu será muy escaso (por lo que no le harás retroceder y, sí, se te tirará encima)



Disparo nº2. Si se efectua este, como ya he dicho, se obtendrá una fotografía de 'ayuda' que nos servirá para obtener información extra sobre la historia.



Disparo nº3. ¡Este! ¡este es un ejemplo de buen disparo! ¿veis el círculo rojo? eso significa que, cuando dispares, obtendrás un 'disparo fatal' (¡Fatal Frame!) Sólo queda apretar el botón y... ¡Flash al canto!




Finalidad

La finalidad de todo videojuego de la saga Fatal Frame consiste en llegar al fin del asunto, recogiendo información sobre el lugar dónde te encuentras y averiguando (gracias a fotos, diarios, susurros de espíritus e incluso psicofonías) qué ocurrió exactamente en ese lugar (y cómo, a poder ser, murieron todos y cada uno)




Opinión sobre la saga

En definitiva, considero altamente recomendable cualquier videojuego del Fatal Frame (Project Zero) por su capacidad de ponerle la piel de gallina hasta al más fuerte con susurros, escenarios inquietantes o, incluso, con su (en ocasiones) falta de música ambiental (con lo que sólo oímos chirridos, en la mayor parte del tiempo)
A mí, personalmente, me encantan (aunque no puedo jugarlos sola, porque me entran los sudores fríos)


¡Espero que os haya interesado! :)

lunes, 18 de mayo de 2009

Un pequeño 'crack'

'Conforme van pasando los años te vas dando cuenta de que, lentamente, vas perdiendo esa capacidad que antes tenías para expresarte y escribir grandes párrafos', así es como a veces me siento.

Si no me equivoco, últimamente escribo (tanto en el blog como en el fotolog) sentimientos inexplicables, ideas huecas, palabras con una estabilidad dudosa... Pero supongo que es humano encerrarse en sí mismo.

Con todo esto no quiero hacer alusión a mi creciente introvertismo ni mucho menos (y no es algo de lo que me enorgullezca, en cualquier caso) podría decirse que intento transmitir a alguien más allá de esta pantalla algo que ni yo misma puedo explicar. Cosa difícil.

Imagínate, tú que me lees, me estuvieses delante de mí. Una mirada, ¿bastaría? probablemente, si es que tanto hemos llegado a conocernos. Una vaga sonrisa, sin apenas ganas, y lo más seguro es que poco después me encontrase abrazada a tu cuerpo, buscando una salida inexistente a mis problemas.

Adoro escribir sobre historias ajenas, sentimientos lejanos, personajes imprevisibles y, sin embargo, he perdido mi capacidad de mostrarle al resto del mundo cómo me siento.

Ni con toda esta sarta de estupideces podríais haceros una idea de cómo soy o cómo me encuentro. Sólo podríais sacar en claro 'impotencia' o 'confusión', quizás. Pero todo lo demás se pierde en el agujero negro de Internet. Todas estas letras, todas estas palabras, frases... Todo es tragado, todo se pierde. Inevitablemente. Sin haber vivido un principio, sin haber llorado un fin. Ya que, al fin y al cabo, sólo es la manifestación inexpresiva de mis pensamientos.


Conclusión del día. Hoy no tengo escapatoria.