sábado, 21 de febrero de 2009

Y nunca escarmentar

Es triste, pero simplemente todo se acaba. Y yo vuelvo con las reflexiones que tuve hace meses.






... Y entonces todo el mundo desapareció,
y no había rastro de dónde habían ido,
simplemente desperté y todo dejó de existir,
como si aquello que viví con ellos hubiese sido borrado.

Y entonces todas esas pequeñas cosas quedaron atrás,
y no sabía dónde se habían escondido,
al margen de todo, a mi margen, desaparecieron.

Y entonces sólo quedaron los recuerdos,
recuerdos de días pasados, de una vida diferente junto a unas personas diferentes...

Me di cuenta de que la vida cambia a su merced y, cuando menos te des cuenta te habrá arrancado de cuajo todo lo que apreciaste y pensabas que apreciarías hasta el fin de los tiempos.

No existe un 'para siempre',
sólo existen frases incoherentes que te hacen sentir seguro en ese momento,
pensando tontamente que esa persona siempre estará contigo,
soñando con ilusión todos aquellos tiempos inexistentes que juntos viviréis...

Sólo el amor verdadero es para siempre, y eso lo tengo claro.
Y en la palma de mi mano sigue habiendo una rayita que nadie ha conseguido llenar.


Yo nunca me he...
¿Tú sí?
No.
Yo no.








Conclusión de lo que llevo de día. El dolor se incrementa con el recuerdo y el recuerdo se incrementa con el dolor. Ambos no pueden vivir el uno sin el otro y, su mayor meta, es estar junto a tu costa. Si ellos consiguen permanecer unidos vete olvidando de volver a sonreír.

0 comentarios: